martes, 7 de marzo de 2017

Se me cayó la vida




Vestigios son las ausencias que matan mil sentimientos
y dolorosos momentos cuando entre muros habita
el alma que se marchita sin la presencia adorada.
La luz es triste alborada cuando el amor nos incita.
Medita, mi bien, medita, que la locura te turba.
No existe en el viento curva que ni traspase un amante,
aunque en infierno distante se hallara su condición,
que al llorar el corazón se encendería clemencia
en los dioses...Reflexión.
Si se me cayó la vida en acto de ceremonia,
fue por la copa divina que de veneno me diste.
Sin pensarlo muero triste la ausencia de ese tu celo
que conecta con el cielo, es el ansia de adorarnos.
¡Benditos sean los vientos que reúnen a las almas
mientras las musas contemplan amores en sin razón!.



Mª del Carmen Elvira Azparren